Parque de la Ciencia y el Arte

UBICACIÓN: Costanera Este, Reserva Ecológica - Santa Fe, Argentina.

 

PROYECTO

Marcos Dana

Matías Imbern

Marcelo Mirani

Damián Villar

 

AÑO 2006

 

MEMORIA DESCRIPTIVA:

 

El proyecto del Parque de la Ciencia y el Arte presenta numerosos desafíos de gran magnitud y diferentes ópticas. Por un lado, el terreno se encuentra ubicado en un sector de fuerte compromiso urbano, clave para el futuro desarrollo y crecimiento de la ciudad de Santa Fe. Por otro, a nivel paisajístico el juego pasa por el diálogo entre el programa edilicio requerido con los recursos naturales ya existentes en la zona, encabezados por la Laguna Setúbal y la Reserva Ecológica. Por último, se destacan los contenidos programáticos a albergar en el parque, destinados a la educación y formación de las personas que transiten por el mismo.

 

Como estrategia principal el proyecto plantea la fusión entre las áreas verdes del parque y los programas edilicios a albergar por éste. Parque y edificios concebidos como piezas únicas, indivisibles, donde uno no podría funcionar sin el otro, planteando integraciones funcionales y espaciales entre la masa edilicia, desarrollada íntegramente en planta baja, y la gente. El espacio verde actúa como una manta que envuelve a los edificios, extendiendo al máximo las superficies peatonales de uso y generando terrazas accesibles como sustento del desarrollo de actividades culturales y científicas, como así también para la apreciación del paisaje desde una altura digna de verdaderos miradores urbanos en relación con la costanera y la reserva. De este modo se explora al máximo la mimetización del proyecto con el entorno natural del terreno.

 

La distribución del programa de actividades responde a una situación existente observada en el área a intervenir, dominada por un gran vacío central, ubicando de este modo los diferentes edificios en el perímetro del terreno como herramienta de consolidación de los bordes del mismo. Hacia el Sur se desdibuja el límite rígido existente con la Reserva Ecológica, planteando una reestructuración e integración de la misma de forma tal de que las actividades entre ambos puedan interactuar, incluso mediante la unificación del Ingreso y del Centro de Visitante. Hacia el Noreste, lindando con los terrenos del CERIDE - CONICET, es donde se vuelca el mayor volumen edilicio, en donde la arquitectura propia actúa como contenedor del parque, estableciendo un límite claro entre ambos. Por último, hacia el Noroeste, sobre la Avenida Costanera, el proyecto vuelca los usos culturales de exposición, ubicados de forma dispersa, gobernados por la transparencia y la permeabilidad, enfatizando el contacto entre el corazón verde y la Laguna Setúbal.

 

En respuesta al propósito educativo del parque, se plantea un sistema de focos temáticos distribuidos a lo largo de las circulaciones peatonales, en sectores cercanos al desarrollo de los temas específicos que tratan, actuando como disparadores de interés acerca de las diversas actividades educativas que se desarrollan en el lugar.

 

Haciendo hincapié en la situación de remate de la Costanera Este en un punto estratégico de conexión con su futura prolongación Norte, se ubica un reloj solar, compuesto por un elemento esbelto en altura, que actúa como hito urbano permitiendo el inmediato posicionamiento territorial del parque en el contexto de la ciudad de Santa Fe.

 

La articulación espacial y volumétrica con el entorno inmediato a partir de gestos que vinculan lo nuevo con la naturaleza existente en una actitud de complementariedad, le aportan una gran carga semántica a este parque público, verdadero referente urbano y provincial.