Centro Teatral y Audiovisual Berazategui - Plaza de la Cultura [Mención]

DISTINCIÓN: Mención

UBICACIÓN: Berazategui. Buenos Aires, Argentina.

 

PROYECTO

Matías Imbern

Andrés Acosta

Julio Cassacia

Federico Iocco

Eugenio Tenaglia Giunta

 

EQUIPO

León Carpman

Miguel Ortego

Germán Fohrtholz

 

ASESORES

Estructura

Ing. Civil Gustavo Bordachar

 

AÑO 2013

 

MEMORIA DESCRIPTIVA:

 

EN BUSCA DE UNA NUEVA CENTRALIDAD

Las premisas instigadas en las bases del concurso para el Centro Teatral y Audiovisual de Berazategui presentan un claro objetivo: sumar un nuevo y valioso factor de urbanidad a la creciente Red de Espacios Públicos de la ciudad, que permita generar lugares de encuentro y posibilite nuevos hábitos de disfrute y consumo local.

En simultáneo, el proyecto debe asumir otro desafío intrínseco: articular pasado, presente y futuro de una ciudad con una marcada identidad industrial y proponer un nuevo paisaje urbano que traccione y extienda los beneficios de la centralidad, históricamente ubicados en Berazategui Este, equilibrando de este modo la ciudad. Se apuesta a la renovación y densificación del entorno construido, un paisaje suburbano a medio consolidar, en concordancia con el desarrollo de proyectos públicos de alta envergadura.

Historia y Contemporaneidad son entendidas como provocadoras de Arquitectura y Urbanidad en el desarrollo de nuevos escenarios de vida social que sustenten las premisas y conceptos de lineamiento en el diseño de este proyecto.

 

SISTEMA DE ESPACIOS PÚBLICOS CONCATENADOS

Como punto de partida, el proyecto abraza el desafío propuesto por las bases y adopta la estrategia de integrarse como una pieza más dentro del conjunto de intervenciones recientes (al nuevo edificio Municipal, en construcción avanzada y la futura Plaza Cívica Julia Copello de Tiscornia) que conforman un nuevo sistema de espacios públicos concatenados. Esta decisión proyectual favorece la creación de un nuevo polo de centralidad en Berazategui Oeste utilizando la Avenida Rigolleau como eje estructurador del sistema y de la ciudad.

 

CTAB: PLAZA DE LA CULTURA

Es a partir de una negociación entre el abordaje urbano y la resolución arquitectónica del proyecto que se plantea la creación de una plaza central como estrategia articuladora del programa propuesto. La Plaza de la Cultura actúa como parte del sistema de espacios públicos propuestos, pero el hecho de estar inserta en el corazón del terreno, y no solo como un espacio de transición en el frente del mismo, le otorga un protagonismo mayor en el uso diario del complejo. La Plaza cobra otro significado, actúa como un polo inductivo que cobra vida y es capaz de contagiarla hacia el público. La decisión de consolidar la fachada urbana en planta alta conlleva la intención de generar un nuevo mundo, distinto a la vía pública, un Atrio controlado apto tanto como ingreso semicubierto al complejo como para el desarrollo de múltiples actividades culturales al aire libre.

 

ACCESOS

El Acceso Vehicular, de Actores y Personal se vuelca hacia el Este, favoreciendo de este modo el ingreso masivo de público hacia el Oeste, contemplando la dirección de conexión con los proyectos mencionados anteriormente, situación que se ve acentuada por el uso del estacionamiento municipal a contra-turno. Esta decisión beneficia el Acceso Peatonal del Público al proyecto de manera franca e ininterrumpida por un posible cruce con la circulación de Acceso Vehicular.

 

EL PROGRAMA

La totalidad del programa se dispone en torno a la Plaza, recostando sobre la medianera Oeste el Hall de Acceso Público y el Foyer de ingreso a la Sala Principal del Teatro. El extremo Este de la Plaza está enmarcado por el Bar (con expansión hacia la misma) y la Administración, ambos programas con acceso público, y de servicio desde el Estacionamiento. También se recuestan sobre el mismo extremo los programas de Apoyo Técnico de la Sala, con acceso directo desde el dock para facilitar la carga y descarga de los Depósitos y Talleres. En planta alta se encuentran el sector de Actores, con acceso franco desde la vía pública y el de Personal.

Es la Sala Principal, ubicada en el fondo del terreno, la encargada de vincular a modo programático y espacial, el mundo del público y el mundo de los actores. En el frente, a nivel de planta alta, las Salas Complementarias (Microcine y Sala de Ensayo Multiespacios) realizan similar operación de enlace.

 

FLEXIBILIDAD DE USOS

La flexibilidad programática es una propiedad considerada fundamental para el correcto funcionamiento de los programas de usos mixtos en un mundo contemporáneo en el cual las demandas sociales mutan de forma continua. Esta condición asiste a la necesidad de utilizar el complejo en distintas formas y horarios, evitando de este modo la apertura total del edificio de modo innecesario y optimizando la eficiencia de consumo energético que reduzca los gastos de mantenimiento del edificio.

Aprovechar la condición longitudinal del Hall para abrirlo de forma paulatina a partir del uso de un sistema de control que actúa como válvulas exclusas es una idea rectora del funcionamiento interno del edificio. Esto permite la habilitación del mismo por sectores en función de los distintos usos del complejo a abastecer. En cuanto al espacio para realizar Exposiciones requerido por el programa, el mismo también fue pensado de forma entrelazada con el funcionamiento flexible del Hall, dotándolo de espacios de doble altura, en Planta Baja y Planta Alta, como así también de una Terraza de expansión al aire libre con balconeo hacia la Plaza.

La Plaza de la Cultura es por definición un espacio multifunción, por lo cual el mobiliario fue fusionado con las articulaciones del piso, resuelto como una serie de plataformas escalonadas que puedan ser utilizadas como bancos con una dimensión suficiente para alojar programa, pero que no interfieran con las distintas actividades posibles. A su vez, el estrechamiento del sector de ingreso a la Plaza comprendido entre la Boletería y el Bar permite el fácil control en caso de querer cerrar el espacio por cuestiones de uso y/o seguridad.

En Planta Baja se genera una circulación en forma de 'U' que permite comunicar el Hall con el Área de Servicio de forma cerrada y controlada, sin cruzar la Plaza. En Planta Alta, se genera un anillo de circulación continua que conecta las diversas funciones y habilita distintas formas de uso.

El ingreso de los actores a un espacio intermedio entre los Camarines/Vestuarios y la Sala de Ensayo permite que los mismos puedan ir a ensayar cotidianamente de forma directa, abriendo solo una porción pequeña del edificio.

 

SALA PRINCIPAL

Ubicada en el sector posterior del terreno, la Sala Principal se acomoda a la demanda del programa, alcanzando la capacidad de 748 espectadores (518 en la Platea Baja y 230 en la Platea Alta). A su vez, la Platea Baja fue dividida en 2 sectores (Inferior -208 espectadores- y Superior -310 espectadores) separados por un paso central de accesos en el cual se disponen 16 espacios de discapacitados, adecuándose a lo que dispone la ley. Esta partición a nivel de Platea Baja le otorga a su vez una mayor flexibilidad de uso, pudiendo habilitar únicamente el sector inferior. De este modo la Sala puede albergar 208, 518 o 748 espectadores.

Para los revestimientos interiores se utiliza mayormente la madera, debido a su capacidad de combinar la generación de espacios cálidos para el público con las respuestas apropiada a los requerimientos técnicos para una correcta acústica de la Sala. Complementariamente se utilizan pisos de alfombra absorbente de alto tránsito, también en colores cálidos. En cuanto a las geometrías de muros y cielorrasos, éstas se obtuvieron mediante sistemas de cálculo gráfico ortofónico que optimizan los tiempos de reverberancia y distribuyen de forma uniforme el sonido en toda la sala. En cuanto a las pendientes de ambas plateas, también se obtuvieron mediante sistema de cálculo gráfico, asegurando la correcta visión desde cualquier butaca. Por último, un espacio técnico de dos metros bajo el escenario aporta mayores opciones de configuración de escena como así también prevé su tratamiento como cámara de resonancia.

Los paneles facetados aplicados como revestimiento en la platea baja intentan establecer, junto con las bambalinas, un diálogo entre el sector del público y el proscenio del escenario, los cuales usualmente se encuentran separados visualmente por la fuerte presencia de la boca de escena. La fusión entre los cielorrasos y las bandas curvas que conforman la parte superior de la Sala, persiguen el mismo propósito de desmaterializar dicha boca y borrar los límites entre el escenario y el público.

En cuanto a la seguridad, la Sala cuenta con una doble vía de escape en ambas plateas, como así también un escape directo hacia la plaza a través del paso central de accesos.

 

COMPLEJO MULTIESPECTÁCULOS

El complejo fue diseñado como un verdadero polo cultural que alberga la posibilidad de realizar hasta 3 espectáculos públicos en simultáneo, ya que a las opciones mencionadas anteriormente en la Sala Principal y la Plaza de la Cultura, se le suma la facultad de abrir la Sala de Ensayo hacia la Avenida Rigolleau para utilizarla como escenario elevado en casos de festejos populares.

Consecuentemente, el proyecto interpola entre la condición de introvertido que le otorga la ubicación de la Plaza como espacio contenido en el corazón del proyecto, y la capacidad de mostrarse como un complejo extrovertido y brindado a la comunidad, capaz de extender la riqueza y festividad de los espectáculos culturales no solo hacia un público selecto, sino hacia toda la comunidad. Estas características lo vuelven un edificio insignia para la ciudad, en el cual la sociedad se refleje e identifique, como parte de su actual proceso de desarrollo.

 

TECNOLOGÍA: ESTRUCTURA Y PIEL

Las decisiones de resolución tecnológica del proyecto se tomaron en función de mantener la continuidad espacial y la flexibilidad funcional del proyecto. En consiguiente, la estrategia estructural combina dos tipologías de estructura metálica (material elegido por su esbeltez, eficiencia y capacidad de montaje rápido) que trabajan de modo independiente para absorber las dilataciones producto de tamaño edificio. La primera tipología es un sistema de vigas reticuladas horizontales y verticales que conforman un cajón rígido para salvar las grandes luces en la fachada y permitir un acceso ‘limpio’ hacia la plaza. También se buscó evitar el uso excesivo de columnas sobre los estacionamientos. La segunda tipología es un sistema de pórticos reticulados transversales y placas laterales arriostradas que rigidizan la estructura en dirección transversal, armando la cubierta y las fachadas verticales de la Sala. Ambos sistemas se recuestan sobre una modalidad de apoyos mixta conformada por tabiques de hormigón armado y columnas metálicas.

Respecto a la piel del proyecto, la geometría teselada garantiza su ejecución con piezas planas, evitando de este modo la complejidad de construcción de superficies curvas complejas. En cuanto a la materialidad, la misma fue pensada con paneles compuestos con alma de poliuretano expandido y con chapa de Acero Corten. Dicha piel confiere al proyecto con una imagen exterior que contrasta notablemente con lo que sucede en el interior de la Sala, tanto por su geometría triangulada opuesta a las superficies curvas, como en la connotación industrial del metal oxidado, encontrado a la calidez que otorga la madera. Las perforaciones fueron controladas de modo paramétrico, respondiendo proporcionalmente al nivel de apertura necesario para cubrir los requerimientos de iluminación y ventilación de los distintos programas, produciendo transiciones graduales entre abierto y cerrado.

 

ESCUELA DE ESCALA BARRIAL

Las Salas Complementarias conformadas por el Microcine y la Sala de Ensayo constituyen un ente autónomo de una escala diferenciada a la de la Sala Principal del Teatro, que puede ser abastecida de manera independiente desde la vía pública (a través del Hall de Actores). Tanto el Microcine como las Salas de Ensayo pueden configurarse como un mini-complejo educativo con 4 aulas de distintas escalas. Esta concepción se suma a las iniciativas de la Secretaría de Cultura y Educación de la ciudad, de promover la Educación de Artes y Oficios a través de talleres comunitarios.

 

IMAGINARIO COLECTIVO

Hacia el contexto urbano, el Complejo Teatral y Audiovisual de Berazategui se ofrece como una pieza partícipe de la construcción de la memoria urbana de la ciudad, con un aspecto fabril que hace reminiscencia a las raíces de la ciudad, pero que a su vez proyecta una fuerte imagen institucional contemporánea.

Si bien se encuentra en un lote entre medianeras, las bajas alturas del entorno contrastan fuertemente con la altura necesaria para la operatividad del edificio. Esta condición genera la preocupación de diseñar un tratamiento arquitectónico similar al de un edificio con perímetro libre, visible desde múltiples ángulos. La operación de facetar la geometría del proyecto y replegarla sutilmente hacia el interior del terreno reduce el peso visual con el objeto de concebir una propuesta amable con los vecinos inmediatos.

La filosofía del proyecto se suma al plan de obras concatenadas de la ciudad en pos de anchas veredas arboladas, plazoletas, paseos peatonales y parques en los que se puede gozar del espectáculo urbano con una fuerte imagen paisajística contemporánea que catapulte el desarrollo de Berazategui como ciudad de vanguardia.

DISTINCIÓN: Mención

UBICACIÓN: Berazategui. Buenos Aires, Argentina.

 

PROYECTO

Matías Imbern

Andrés Acosta

Julio Cassacia

Federico Iocco

Eugenio Tenaglia Giunta

 

EQUIPO

León Carpman

Miguel Ortego

Germán Fohrtholz

 

ASESORES

Estructura

Ing. Civil Gustavo Bordachar

 

AÑO 2013

 

MEMORIA DESCRIPTIVA:

 

EN BUSCA DE UNA NUEVA CENTRALIDAD

Las premisas instigadas en las bases del concurso para el Centro Teatral y Audiovisual de Berazategui presentan un claro objetivo: sumar un nuevo y valioso factor de urbanidad a la creciente Red de Espacios Públicos de la ciudad, que permita generar lugares de encuentro y posibilite nuevos hábitos de disfrute y consumo local.

En simultáneo, el proyecto debe asumir otro desafío intrínseco: articular pasado, presente y futuro de una ciudad con una marcada identidad industrial y proponer un nuevo paisaje urbano que traccione y extienda los beneficios de la centralidad, históricamente ubicados en Berazategui Este, equilibrando de este modo la ciudad. Se apuesta a la renovación y densificación del entorno construido, un paisaje suburbano a medio consolidar, en concordancia con el desarrollo de proyectos públicos de alta envergadura.

Historia y Contemporaneidad son entendidas como provocadoras de Arquitectura y Urbanidad en el desarrollo de nuevos escenarios de vida social que sustenten las premisas y conceptos de lineamiento en el diseño de este proyecto.

 

SISTEMA DE ESPACIOS PÚBLICOS CONCATENADOS

Como punto de partida, el proyecto abraza el desafío propuesto por las bases y adopta la estrategia de integrarse como una pieza más dentro del conjunto de intervenciones recientes (al nuevo edificio Municipal, en construcción avanzada y la futura Plaza Cívica Julia Copello de Tiscornia) que conforman un nuevo sistema de espacios públicos concatenados. Esta decisión proyectual favorece la creación de un nuevo polo de centralidad en Berazategui Oeste utilizando la Avenida Rigolleau como eje estructurador del sistema y de la ciudad.

 

CTAB: PLAZA DE LA CULTURA

Es a partir de una negociación entre el abordaje urbano y la resolución arquitectónica del proyecto que se plantea la creación de una plaza central como estrategia articuladora del programa propuesto. La Plaza de la Cultura actúa como parte del sistema de espacios públicos propuestos, pero el hecho de estar inserta en el corazón del terreno, y no solo como un espacio de transición en el frente del mismo, le otorga un protagonismo mayor en el uso diario del complejo. La Plaza cobra otro significado, actúa como un polo inductivo que cobra vida y es capaz de contagiarla hacia el público. La decisión de consolidar la fachada urbana en planta alta conlleva la intención de generar un nuevo mundo, distinto a la vía pública, un Atrio controlado apto tanto como ingreso semicubierto al complejo como para el desarrollo de múltiples actividades culturales al aire libre.

 

ACCESOS

El Acceso Vehicular, de Actores y Personal se vuelca hacia el Este, favoreciendo de este modo el ingreso masivo de público hacia el Oeste, contemplando la dirección de conexión con los proyectos mencionados anteriormente, situación que se ve acentuada por el uso del estacionamiento municipal a contra-turno. Esta decisión beneficia el Acceso Peatonal del Público al proyecto de manera franca e ininterrumpida por un posible cruce con la circulación de Acceso Vehicular.

 

EL PROGRAMA

La totalidad del programa se dispone en torno a la Plaza, recostando sobre la medianera Oeste el Hall de Acceso Público y el Foyer de ingreso a la Sala Principal del Teatro. El extremo Este de la Plaza está enmarcado por el Bar (con expansión hacia la misma) y la Administración, ambos programas con acceso público, y de servicio desde el Estacionamiento. También se recuestan sobre el mismo extremo los programas de Apoyo Técnico de la Sala, con acceso directo desde el dock para facilitar la carga y descarga de los Depósitos y Talleres. En planta alta se encuentran el sector de Actores, con acceso franco desde la vía pública y el de Personal.

Es la Sala Principal, ubicada en el fondo del terreno, la encargada de vincular a modo programático y espacial, el mundo del público y el mundo de los actores. En el frente, a nivel de planta alta, las Salas Complementarias (Microcine y Sala de Ensayo Multiespacios) realizan similar operación de enlace.

 

FLEXIBILIDAD DE USOS

La flexibilidad programática es una propiedad considerada fundamental para el correcto funcionamiento de los programas de usos mixtos en un mundo contemporáneo en el cual las demandas sociales mutan de forma continua. Esta condición asiste a la necesidad de utilizar el complejo en distintas formas y horarios, evitando de este modo la apertura total del edificio de modo innecesario y optimizando la eficiencia de consumo energético que reduzca los gastos de mantenimiento del edificio.

Aprovechar la condición longitudinal del Hall para abrirlo de forma paulatina a partir del uso de un sistema de control que actúa como válvulas exclusas es una idea rectora del funcionamiento interno del edificio. Esto permite la habilitación del mismo por sectores en función de los distintos usos del complejo a abastecer. En cuanto al espacio para realizar Exposiciones requerido por el programa, el mismo también fue pensado de forma entrelazada con el funcionamiento flexible del Hall, dotándolo de espacios de doble altura, en Planta Baja y Planta Alta, como así también de una Terraza de expansión al aire libre con balconeo hacia la Plaza.

La Plaza de la Cultura es por definición un espacio multifunción, por lo cual el mobiliario fue fusionado con las articulaciones del piso, resuelto como una serie de plataformas escalonadas que puedan ser utilizadas como bancos con una dimensión suficiente para alojar programa, pero que no interfieran con las distintas actividades posibles. A su vez, el estrechamiento del sector de ingreso a la Plaza comprendido entre la Boletería y el Bar permite el fácil control en caso de querer cerrar el espacio por cuestiones de uso y/o seguridad.

En Planta Baja se genera una circulación en forma de 'U' que permite comunicar el Hall con el Área de Servicio de forma cerrada y controlada, sin cruzar la Plaza. En Planta Alta, se genera un anillo de circulación continua que conecta las diversas funciones y habilita distintas formas de uso.

El ingreso de los actores a un espacio intermedio entre los Camarines/Vestuarios y la Sala de Ensayo permite que los mismos puedan ir a ensayar cotidianamente de forma directa, abriendo solo una porción pequeña del edificio.

 

SALA PRINCIPAL

Ubicada en el sector posterior del terreno, la Sala Principal se acomoda a la demanda del programa, alcanzando la capacidad de 748 espectadores (518 en la Platea Baja y 230 en la Platea Alta). A su vez, la Platea Baja fue dividida en 2 sectores (Inferior -208 espectadores- y Superior -310 espectadores) separados por un paso central de accesos en el cual se disponen 16 espacios de discapacitados, adecuándose a lo que dispone la ley. Esta partición a nivel de Platea Baja le otorga a su vez una mayor flexibilidad de uso, pudiendo habilitar únicamente el sector inferior. De este modo la Sala puede albergar 208, 518 o 748 espectadores.

Para los revestimientos interiores se utiliza mayormente la madera, debido a su capacidad de combinar la generación de espacios cálidos para el público con las respuestas apropiada a los requerimientos técnicos para una correcta acústica de la Sala. Complementariamente se utilizan pisos de alfombra absorbente de alto tránsito, también en colores cálidos. En cuanto a las geometrías de muros y cielorrasos, éstas se obtuvieron mediante sistemas de cálculo gráfico ortofónico que optimizan los tiempos de reverberancia y distribuyen de forma uniforme el sonido en toda la sala. En cuanto a las pendientes de ambas plateas, también se obtuvieron mediante sistema de cálculo gráfico, asegurando la correcta visión desde cualquier butaca. Por último, un espacio técnico de dos metros bajo el escenario aporta mayores opciones de configuración de escena como así también prevé su tratamiento como cámara de resonancia.

Los paneles facetados aplicados como revestimiento en la platea baja intentan establecer, junto con las bambalinas, un diálogo entre el sector del público y el proscenio del escenario, los cuales usualmente se encuentran separados visualmente por la fuerte presencia de la boca de escena. La fusión entre los cielorrasos y las bandas curvas que conforman la parte superior de la Sala, persiguen el mismo propósito de desmaterializar dicha boca y borrar los límites entre el escenario y el público.

En cuanto a la seguridad, la Sala cuenta con una doble vía de escape en ambas plateas, como así también un escape directo hacia la plaza a través del paso central de accesos.

 

COMPLEJO MULTIESPECTÁCULOS

El complejo fue diseñado como un verdadero polo cultural que alberga la posibilidad de realizar hasta 3 espectáculos públicos en simultáneo, ya que a las opciones mencionadas anteriormente en la Sala Principal y la Plaza de la Cultura, se le suma la facultad de abrir la Sala de Ensayo hacia la Avenida Rigolleau para utilizarla como escenario elevado en casos de festejos populares.

Consecuentemente, el proyecto interpola entre la condición de introvertido que le otorga la ubicación de la Plaza como espacio contenido en el corazón del proyecto, y la capacidad de mostrarse como un complejo extrovertido y brindado a la comunidad, capaz de extender la riqueza y festividad de los espectáculos culturales no solo hacia un público selecto, sino hacia toda la comunidad. Estas características lo vuelven un edificio insignia para la ciudad, en el cual la sociedad se refleje e identifique, como parte de su actual proceso de desarrollo.

 

TECNOLOGÍA: ESTRUCTURA Y PIEL

Las decisiones de resolución tecnológica del proyecto se tomaron en función de mantener la continuidad espacial y la flexibilidad funcional del proyecto. En consiguiente, la estrategia estructural combina dos tipologías de estructura metálica (material elegido por su esbeltez, eficiencia y capacidad de montaje rápido) que trabajan de modo independiente para absorber las dilataciones producto de tamaño edificio. La primera tipología es un sistema de vigas reticuladas horizontales y verticales que conforman un cajón rígido para salvar las grandes luces en la fachada y permitir un acceso ‘limpio’ hacia la plaza. También se buscó evitar el uso excesivo de columnas sobre los estacionamientos. La segunda tipología es un sistema de pórticos reticulados transversales y placas laterales arriostradas que rigidizan la estructura en dirección transversal, armando la cubierta y las fachadas verticales de la Sala. Ambos sistemas se recuestan sobre una modalidad de apoyos mixta conformada por tabiques de hormigón armado y columnas metálicas.

Respecto a la piel del proyecto, la geometría teselada garantiza su ejecución con piezas planas, evitando de este modo la complejidad de construcción de superficies curvas complejas. En cuanto a la materialidad, la misma fue pensada con paneles compuestos con alma de poliuretano expandido y con chapa de Acero Corten. Dicha piel confiere al proyecto con una imagen exterior que contrasta notablemente con lo que sucede en el interior de la Sala, tanto por su geometría triangulada opuesta a las superficies curvas, como en la connotación industrial del metal oxidado, encontrado a la calidez que otorga la madera. Las perforaciones fueron controladas de modo paramétrico, respondiendo proporcionalmente al nivel de apertura necesario para cubrir los requerimientos de iluminación y ventilación de los distintos programas, produciendo transiciones graduales entre abierto y cerrado.

 

ESCUELA DE ESCALA BARRIAL

Las Salas Complementarias conformadas por el Microcine y la Sala de Ensayo constituyen un ente autónomo de una escala diferenciada a la de la Sala Principal del Teatro, que puede ser abastecida de manera independiente desde la vía pública (a través del Hall de Actores). Tanto el Microcine como las Salas de Ensayo pueden configurarse como un mini-complejo educativo con 4 aulas de distintas escalas. Esta concepción se suma a las iniciativas de la Secretaría de Cultura y Educación de la ciudad, de promover la Educación de Artes y Oficios a través de talleres comunitarios.

 

IMAGINARIO COLECTIVO

Hacia el contexto urbano, el Complejo Teatral y Audiovisual de Berazategui se ofrece como una pieza partícipe de la construcción de la memoria urbana de la ciudad, con un aspecto fabril que hace reminiscencia a las raíces de la ciudad, pero que a su vez proyecta una fuerte imagen institucional contemporánea.

Si bien se encuentra en un lote entre medianeras, las bajas alturas del entorno contrastan fuertemente con la altura necesaria para la operatividad del edificio. Esta condición genera la preocupación de diseñar un tratamiento arquitectónico similar al de un edificio con perímetro libre, visible desde múltiples ángulos. La operación de facetar la geometría del proyecto y replegarla sutilmente hacia el interior del terreno reduce el peso visual con el objeto de concebir una propuesta amable con los vecinos inmediatos.

La filosofía del proyecto se suma al plan de obras concatenadas de la ciudad en pos de anchas veredas arboladas, plazoletas, paseos peatonales y parques en los que se puede gozar del espectáculo urbano con una fuerte imagen paisajística contemporánea que catapulte el desarrollo de Berazategui como ciudad de vanguardia.