Conjunto de 3 Casas Urbanas

UBICACIÓN: Suipacha y Pje. Noruega - Rosario, Argentina.

 

PROYECTO

Matías Imbern

Agustina González Cid

 

EQUIPO

German Fohrholtz

Fernando Imbern

 

FOTOGRAFÍAS

Arq. Walter Gustavo Salcedo / I+GC

 

ASESOR

Ing. Civil Gustavo Bordachar

 

AÑO 2010

 

MEMORIA DESCRIPTIVA:

 

El proyecto se encuentra emplazado en un barrio semi-céntrico de la ciudad de Rosario, caracterizado por un fuerte crecimiento en los últimos siete años. La incorporación de un edificio de viviendas de propiedad horizontal en un lote vacante es el desafío. La escala media del barrio, acentuada por la reciente normativa municipal, es el indicador urbano.

 

El planteo rompe el paradigma del edificio de viviendas en altura tradicional, dando lugar al desarrollo de ‘casas verticales’ apareadas. Las mismas brindan las comodidades del contacto directo con el suelo típico de las casas con patio, sin resignar su ubicación de privilegio dentro de la trama urbana. A su vez, la estrategia adoptada consolida la masa edilicia, evitando la perdida de densidad y descompensación característica de las casas en terrenos de áreas centrales.

 

Como resultado se obtienen tres cuádruplex con patio y terrazas accesibles. Conjuntamente, los mismos responden a la flexibilidad de la familia moderna, pudiendo albergar diferentes configuraciones: uno o dos autos, un estudio y/o consultorio; y uno, dos o tres dormitorios. La vivienda en esquina, de patio más pequeño apuesta a la terraza como su expansión primaria, invirtiendo de este modo los niveles privado y social para resolver dicho contacto. Ésta inversión también permite la expansión de la cocina hacia la calle, ya que las salientes edilicias solo son admitidas a partir del segundo piso.

 

El desarrollo formal del edificio enfatiza la verticalidad de las viviendas mediante dos acciones, la presencia e independencia de los núcleos de escaleras sobre la fachada, y el tratamiento de la misma mediante ‘tajos’ verticales alternados de modo de producir una sucesión de llenos y vacios. Consiguiendo de este modo una imagen de esbeltez complementaria a la estrategia funcional adoptada. Por último, dichas aperturas son menores en planta baja, donde se busca mayor intimidad y seguridad, incrementándose a medida que ascienden; otorgándoles una condición de crecimiento desde el suelo.